Tú estás aquí
Home > Local > Más de 2 mil vehículos y la exigencia de ser escuchados selló exitosa marcha de porvenireños

Más de 2 mil vehículos y la exigencia de ser escuchados selló exitosa marcha de porvenireños

Por La Prensa Austral

La multitudinaria manifestación que reunió a unas 2.500 personas tuvo por finalidad que la autoridad regional escuche y acoja las demandas de la comunidad fueguina, y se entregue solución a una serie de temas que le competen al Estado, especialmente cuando ocurren situaciones graves que afectan a la población isleña.

Más de dos mil automóviles, incluyendo camiones y otros vehículos de trabajo, autos de carrera, motos y muchísimos pasajeros a bordo de utilitarios y otros móviles de transporte, repletaron durante la noche de ayer, el cuadrilátero de calles alrededor de la ciudad fueguina, en respuesta al llamado del Comité de Defensa de Porvenir para participar de una marcha masiva, a modo de una gran caravana. Esta tuvo por finalidad que los habitantes se manifestaran exigiendo ser escuchados por la autoridad regional, en su demanda por soluciones a una serie de temas que le competen al Estado, especialmente agilizar los trámites cuando se producen situaciones graves que afectan a miembros de esta comunidad y entregar dignidad a las familias de los afectados.

Como se recordará, la indignación de los porvenireños surgió a raíz del fatal accidente que costó la vida del querido piloto de automovilismo deportivo, Diego Manquemilla, donde afloraron una serie de falencias relacionadas a los trámites de traslado del cuerpo y de la autopsia que debía practicar el Servicio Médico Legal, y a la espera que tardó 12 horas antes del levantamiento del cadáver. La falta de dignidad de los procedimientos, de consideración con los deudos y con toda la ciudadanía isleña, motivó una movilización ciudadana que terminó hace dos semanas con la creación del Comité de Defensa de Porvenir.

Bajo el liderato del destacado deportista, comerciante y ganadero, Juan Carlos Kalazich Santana, la entidad social convocó a la movilización de ayer, como un símbolo de la decisión y exigencia de los fueguinos, por sus postergados derechos y el abandono que perciben de la autoridad regional.

Inédita
movilización masiva

Desde antes de las 19 horas, ya eran cientos los camiones y todo tipo de vehículos que hacían fila desde el frontis del estadio Municipal Alejandro Barrientos Barría, punto del encuentro fijado para iniciar de la marcha y decenas seguían subiendo por la ruta al Pozo del Amor, cuyo camino reunía los últimos automóviles hasta la huella que enlaza a la ruta internacional. Poco después de las 8 de la noche, partió la caravana, siguiendo por Avenida Santa María y doblando a la calle principal, Manuel Señoret.

Sin embargo, fue al seguir por la extensa vía en subida que marca el límite oriental de la ciudad, Carlos Wood, donde se podía apreciar en su real magnitud la extensa formación, ya que desde la parte alta (frente a los estanques de Aguas Magallanes), se divisaba que aun cuando los móviles ya enfilaban por calle Esmeralda para seguir al oeste, todavía la larga fila seguía avanzando por Santa María, en el extremo sur.

Lo anterior, llevó a calcular a los organizadores en poco más de 2 mil el número de autos, prácticamente el 90% del parque automotor de la ciudad. La cifra y el tiempo que tomaba el desplazamiento vehicular, se situó en más del doble de la observada hace 8 años, durante la llamada “Movilización del Gas”.

Líder ovacionado

Tras el desplazamiento por la arteria John Williams, en el borde occidental del pueblo, la movilización tomó rumbo hacia calle Chiloé, donde sólo los primeros rodados ingresaron a la Plaza de Armas Comodoro Arturo Merino Benítez, frente a la pérgola y al Templo Parroquial San Francisco de Sales. Al arribar al lugar -donde ya había un centenar de personas y comenzaban a sumarse los ocupantes de los demás vehículos- el auto de Juan Carlos Kalazich, que precedía la caravana, fue recibido en medio de vítores, aplausos y el batir de banderas chilenas y de la Región de Magallanes.

Un cansado y casi afónico líder, después de recibir numerosos saludos de los asistentes, atendió a la prensa y dispensó abrazos, entre ellos, muy emocionado el de su grupo familiar: su esposa Alejandra Montenegro y su hijo menor, Milan. También de Mauricio Manquemilla, primo del fallecido corredor por el que partió el ahora exitoso Comité de Defensa.

Luego, Kalazich subió a un cargador frontal levadizo, que lo izó a una altura apropiada, para dirigirse a los presentes -pese a su afonía- a viva voz, ya que el micrófono entregado dejó de funcionar. Primero, agradeció el inmenso apoyo de sus coterráneos, indicando que “esto se está haciendo para ustedes, no por mí”, dando a entender que no tenía ningún interés personal, fuera de su liderazgo organizativo, pidiendo que “crean en mí”.

Luego afirmó tajantemente que el nacido movimiento se iba a excluir de toda bandería política y llamó a que -como se demostró en esta marcha- “los porvenireños nos queramos más entre nosotros, ¡tenemos que aprender a querernos!”, exclamó en medio de cerrados aplausos. En seguida se dirigió a las autoridades regionales asegurando que “si el viernes no nos responden, ¡vamos a ir a marchar a Punta Arenas!”, recibiendo nuevas ovaciones.

“El hospital debe
tener especialistas”

Finalizó reiterando una advertencia que ya había predicho: “Hoy estamos acá para que se solucione el tema del Servicio Médico Legal, pero después, antes de que se inaugure el nuevo hospital, vamos a exigir que existan especialistas, porque si no, no vamos a aceptar un hospital nuevo, tal como el que tenemos hoy”. Al concluir, dijo que no sentía temor y que seguirá liderando la instancia de inclusión “que llegó para quedarse y defendernos”.

Agregar un comentario

Top
Saltar a la barra de herramientas